¿Cómo apoyar mejor al periodismo en economías emergentes?

0
224

Cada vez es más extenso el mundo de los medios alternativos globales, aquellos que se han querido desmarcar de la idea de una “sala de redacción” tradicional y proponen otras formas de contar y de conectar con las audiencias. Medios que pocas veces consiguen un fuerte apoyo que los sostenga en el tiempo.

Sobre este mundo, sus dificultades y sus retos no hay muchas investigaciones. Jerome Turner y Dima Sabre, de la Escuela de Medios de Birmingham, en Reino Unido, abren la discusión sobre las barreras, las necesidades y las tecnologías digitales de estos proyectos.

En un artículo, los académicos ponen el foco en Check Global, una iniciativa de desarrollo de periodismo y alfabetización digital (2019-2021) que apoya a países y regiones afectados por conflictos o controles estatales.

Son parte de Check Global:

  • Chicas Poderosas en América Latina.
  • NAWA Media en África del Norte y Asia Occidental.
  • Khabar Lahariya, la primera red digital de noticias rurales de la India, dirigida en su totalidad por mujeres.
  • The Public Source, una organización de medios independiente con sede en Beirut que se dedica a informar sobre las crisis socioeconómicas y ambientales que afligen al Líbano.

“Al ver las redes sociales y digitales a través de una lente antideterminista, desafiamos las suposiciones, especialmente prevalecientes después de los levantamientos árabes de 2011, de que el ‘acceso abierto’ y las plataformas de redes sociales pueden proporcionar soluciones fácilmente a las preocupaciones sobre la pluralidad de medios”, escriben Turner y Sabre.

Exploran factores como el papel de la tecnología en medios alternativos y también las principales barreras que enfrentan estos proyectos y medios de comunicación.

Autor Maruf Rahman, Pixabay.

“¿Cómo se puede apoyar mejor el periodismo en estas economías emergentes?”, se preguntan los autores.

Los financiadores y líderes de proyectos de desarrollo deben comenzar con una consulta directa con socios y beneficiarios potenciales para diseñar intervenciones y educación específicamente adaptadas a su contexto, sugieren en el documento.

Chicas Poderosas: menos sobre egos, más espíritu colaborativo

Muchas organizaciones de medios alternativos comienzan buscando desafiar y reestructurar lo que ven como la noción problemática de la “sala de redacción” de los medios de comunicación.

Chicas Poderosas operan profesionalmente como un negocio, pero equilibran esto evitando erigir figuras de los principales medios, como el periodismo sensacionalista que se polariza para llamar la atención (Mourão y Robertson, 2019).

En voz de la periodista Mariana Santos: “Una cosa que hemos intentado hacer es romper todos estos sistemas que no funcionan para las mujeres, la colaboración, la inclusión […] para cambiar el sistema de periodismo competitivo dentro de una sala de redacción. Menos sobre egos, más sobre trabajar con un espíritu colaborativo”.

Para Chicas Poderosas el problema es la falta de representación de las mujeres en el liderazgo en los medios, de acuerdo con Santos, lo que resulta en una producción mediática con perspectivas de género limitadas y limita las historias contadas y las comunidades atendidas.

La organización enmarca su trabajo como un “movimiento” que se resiste a los sistemas y estructuras tradicionales, como la idea de la “sala de redacción”, por medio de asociaciones locales, nacionales e internacionales:

“Nuestro principal objetivo es iniciar conversaciones sobre estos temas, centrándonos en las historias pero también en las personas que se están convirtiendo en mejores periodistas y colaboradores, parte de los equipos de medios”, dijo Santos.

The Public Source, periodismo local sin jerarquías

The Public Source es una organización sin fines de lucro dirigida por la editora Lara Bitar y concebida como una plataforma para el periodismo de rendición de cuentas, es un proyecto que promueve y apoya la cultura de denuncia para exponer los abusos de poder.

Informa sobre las crisis socioeconómicas y medioambientales que afligen al Líbano desde el inicio de la gobernanza neoliberal en los años 90. En sus publicaciones hay profundidad y crítica sobre temas esenciales en el ámbito local.

La estructura organizativa empleada en The Public Source no es jerárquica, dice Bitar que este es el núcleo de su visión para establecer un modelo para el periodismo local independiente.

Cada nueva persona en la organización se convierte en miembro del colectivo después de los primeros tres meses y adquiere así el mismo poder de decisión sobre las políticas editoriales y la asignación de fondos.

 

 

Khabar Lahariya, la primera red digital de noticias rurales en India, dirigida por mujeres

Como dice Disha Mullick, líder del equipo de Khabar Lahariya: “Puedes darle una computadora a una mujer y en realidad no estás cambiando el tipo de estructura política en la que ella opera”.

“Y aunque hay más oportunidades para la democratización de los medios, eso no significa necesariamente que las estructuras en las que se encuentran esos medios estén cambiando por sí solas. Eso requiere mucho tipo de esfuerzo simultáneo”.

Khabar Lahariya es la primera red digital de noticias rurales de la India, dirigida en su totalidad por mujeres. Y en la actualidad cuenta con 20 reporteras y editoras repartidas por las áreas más remotas de Uttar Pradesh.

Es un modelo de medios totalmente de base independiente.

La red ha ganado múltiples premios durante sus 15 años, incluido el Premio UNESCO de Alfabetización, el premio Chameli Devi Jain, el premio Times Now Amazing Indians y el premio Marico Innovation.

NAWA Media, África del Norte-Asia Occidental

El sitio web de NAWA Media desde su creación pensó en operar como una plataforma para un grupo de estudiantes y socios del Líbano con sede en Siria y Yemen. Cuando comenzaron no eran especialistas en desarrollo web ni necesariamente tenían las competencias para publicar su trabajo en inglés y árabe.

Pero al hospedarse en servidores de socios del Reino Unido y ser administrada por el equipo de investigación, la plataforma permitió que los socios de Check se enfocaran a escribir sus historias de investigación y desarrollar su práctica periodística sin temor a los bloqueos o ataques a sus sitios web.

Los estudiantes de periodismo libaneses que participaron como aprendices de Check sugirieron un cierto aislamiento en las prácticas durante sus estudios universitarios; los espacios en línea como la plataforma de verificación Check y el sitio web NAWA Media del proyecto pueden considerarse clave para compartir prácticas o trabajar en colaboración frente a las presiones que hemos descrito.

“Debemos reconocer la naturaleza precaria del propio ecosistema digital (Hoskins, 2016; Chun, 2011). Muchas organizaciones establecen espacios seguros y fuera de línea para que las personas sin acceso adecuado a Internet o que enfrentan amenazas de seguridad digital se reúnan y colaboren”, escriben los autores del artículo.

 

Alfabetización digital y periodismo comunitario

Los investigadores Jerome Turner y Dima Sabre, autores del estudio, dicen que proyectos como Check Global permiten ayudar a operar a medios alternativos e independientes para que se establezcan y se mantengan a sí mismos de manera efectiva.

“Dan como resultado una mejora en la alfabetización digital y el periodismo para sus comunidades”, escriben.

Para desarrollar proyectos independientes un factor clave es, señalan los autores, comprender y tener en cuenta los matices y las diferencias locales.

Las personas de proyectos locales independientes entrevistados enfatizaron que más allá de la financiación, el trabajo en red es importante para sus organizaciones.

De acuerdo con Santos, de Chicas Poderosas, tejer redes les brindó una “visión general muy global de la problemas desde diferentes perspectivas”.

El trabajo de Check comenzó en 2013 con una matriz programática para todos los países de interés y metas cuantitativas de capacitación unificadas.

“Un resultado de aprendizaje importante del trabajo de Check ha sido comprender la necesidad de adaptar los objetivos, insumos, procesos y productos a cada uno de los contextos en los que opera el proyecto”, dicen Turner y Sabre.

“Hemos escuchado que la sostenibilidad es un problema, la búsqueda de financiadores que puedan apoyar más allá de la configuración inicial de la organización”, añaden.

Proyectos como Check Global tienen ciclos de financiamiento más largos, tres años en algunos casos. Brindan capacitación invaluable a las organizaciones y comprueban que el trabajo del proyecto creó espacios seguros online y fuera de línea para realizar esa formación.

También busca ayudar a los socios a utilizar mejor las plataformas digitales porque las narrativas de producción de estos medios alternativos puede ser significativo.

 

Trabajar fuera de línea

Parte del trabajo del proyecto Check tenía este enfoque, y nuestras entrevistadas Khabar Lahariya y Chicas Poderosas también llevaron a cabo sesiones de capacitación y talleres fuera de línea, y dijeron que los participantes realmente valoraban esas oportunidades de estar y colaborar con sus pares.

Por el contrario, su valor también puede demostrarse en la decepción de Nora Younis por el hecho de que ahora en gran medida no puede correr o participar en tales eventos.

Vale la pena señalar cómo esto se hace eco del trabajo de Aouragh y Alexander (2011) sobre los levantamientos de 2011, lo que sugiere que la mayor parte de la organización de activistas en realidad tiene lugar fuera de línea.

Chicas Poderosas también enfatizó el valor de usar medios digitales para continuar y extender las relaciones que comienzan con esos eventos fuera de línea, lo cual fue especialmente importante durante los cierres de Covid-19 en 2020, por ejemplo, talleres en línea, chat de video Zoom y un grupo de Facebook que se utiliza para un curso en línea, que incluye un tablero de empleos: en un mundo ideal, fuera de línea y en línea son relacionales.

A veces, las organizaciones también encuentran soluciones alternativas y formas “paralelas” fuera de línea de interactuar con las autoridades e información que debe hacerse pública:

“En el Líbano se digitaliza muy poco, por lo que comprendimos desde el principio que si queríamos llegar a los tipos de personas que posiblemente tienen acceso a información clasificada o confidencial y están motivados para servir el interés público, tendríamos que llegar a ellos de una manera diferente”, dice Lara Bitar.

The Public Source abordó esto con una “campaña de marketing de guerrilla en la calle”, explicando dónde y cómo encontrar información relevante en línea, y también alentó a las personas a contribuir con ella de manera segura: “una especie de campaña informativa”.

Khabar Lahariya también reconoce la importancia de estar visiblemente ‘fuera de línea’ en una comunidad rural, ya que sus reporteros trabajan y realizan investigaciones allí: “No nos hemos convertido en una especie de sala de redacción remota que se aleja del contexto hiperlocal en el que nació y que generó una audiencia y una credibilidad realmente leales”, menciona Mullick.

La marca se ha mantenido intacta en el cambio de periódico impreso a digital, aún reconocida por la audiencia y los políticos de la administración local.

 

Puedes leer el artículo completo en este enlace: https://firstmonday.org/ojs/index.php/fm/article/view/11370/10066.