Baja la confianza en las noticias en México; suben los ataques desde presidencia

0
51

De acuerdo con el último Digital News Report, México es uno de los países donde más ha caído la confianza en las noticias: solo 4 de cada 10 personas encuestadas respondieron afirmativamente.

El dato de la investigación del Instituto Reuters se conoce justo cuando los ataques a la prensa por parte del presidente Andrés Manuel López Obrador se han intensificado.

El miércoles 30 de junio, López Obrador inició en su conferencia mañanera un segmento llamado “Quién es quién en las mentiras de la semana”. La intención, dijo, es presentar las noticias que su gobierno señala como falsas. Sin embargo, El Sabueso, un sitio de verificación de noticias de Animal Político, mostró las impresiones y los dichos falsos del mandatario de ese segmento.

Diversos periodistas del país, como Carmen Aristegui, manifestaron su preocupación por desacreditar a periodistas mexicanos desde el espacio público.

“A mí, se lo digo con toda transparencia, me parece que este ejercicio del presidente de poner en el banquillo, y poner esto de quién es quién en las mentiras, me parece un absoluto despropósito del presidente de la República, un absoluto despropósito que se erija en la postura de la verdad”, dijo la periodista Carmen Aristegui la mañana del 30 de junio.

“Esto no significa, para nada, que los periodistas no seamos sujetos de crítica, de réplica, de reclamo por parte de la sociedad, de los cibernautas, de la población en su conjunto, del propio presidente de la República si tiene algo puntual qué decir de algún asunto”.

El presidente se está volviendo más popular y la gente confía menos en los medios

La investigadora María Elena Gutiérrez-Rentería (Universidad Panamericana) escribe en el reporte sobre el mercado mexicano:

 

Además de todos los problemas que enfrentan los medios en México —una sociedad polarizada, con contracción económica y covid-19— también hay frecuentes ataques de un presidente populista que acusa a los medios de cobertura injusta y corrupción.

El presidente se está volviendo más popular y la gente confía menos en los medios.

Todos los días a las 7 de la mañana, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (también conocido como AMLO), realiza una conferencia de prensa. Transmitidas en vivo, las mañaneras (sesiones informativas matutinas) le dan al presidente la oportunidad de dirigirse a la nación.

A menudo, los periodistas que lo desafían se encuentran al final de un ataque verbal. Él prefiere responder preguntas de lo que él denomina como “redes sociales benditas” o de personajes marginales comprensivos, como un YouTuber que usa una pajarita.

López Obrador usa con entusiasmo YouTube para conectarse con los votantes en las redes sociales, pasando por encima de los medios tradicionales, algunos de los cuales acusa de haber actuado como propagandistas de sus predecesores. Su propio gobierno, sin embargo, ha sido generoso en su publicidad estatal para los medios de apoyo.

Los ataques del presidente podrían ser una de las razones por las que los mexicanos pierden la confianza en los medios de comunicación; este es solo uno de los pocos países en la encuesta de este año para ver cifras decrecientes.

María Elena Gutiérrez-Rentería, Universidad Panamericana.

El enfoque está funcionando para el presidente, cuya popularidad, alrededor del 50% al momento de escribir este artículo, es posiblemente una de las figuras más altas en la historia de México.

Un nacionalista económico que proviene de la izquierda, defiende la igualdad, difama a la intelectualidad y apela a los segmentos más grandes y de menores ingresos de la sociedad. Combinado con su tono agresivo hacia quienes lo cuestionan, el enfoque tiene ecos de (Donald) Trump y (Jair) Bolsonaro.

Al igual que ellos, su manejo de la covid-19 ha sido criticado en su caso por la baja tasas en el número de pruebas de coronavirus, la evasión al uso de las mascarillas y la lenta implementación de la vacunación.

Aunque de ninguna manera es la única en ver caer sus cifras de confianza, la marca de noticias nativa digital Aristegui News experimentó la mayor caída en la confianza, quizás como resultado de los ataques del presidente y su gobierno a publicaciones con mayor influencia política.

En nuestro informe de 2019 notamos que las marcas que parecían tener afinidad con el entonces nuevo presidente, incluido el sitio de noticias de Aristegui, podrían haber esperado beneficiarse de niveles de confianza más altos. Eso no ha sucedido.

Otra razón para la caída en la credibilidad de noticias podría ser la difusión de información falsa y engañosa.

En nuestra encuesta, el 69% dijo que había visto información falsa o engañosa sobre coronavirus y el 52% sobre política en la semana anterior; ambas cifras son considerablemente más altas que el promedio de todos los mercados.

Las redes sociales y las aplicaciones de mensajería se utilizan ampliamente en México para las noticias, especialmente entre los grupos con menor nivel educativo.

Cuando se trata de difundir información errónea, las personas dicen estar más preocupadas por el papel que juega Facebook (28%), seguido de aplicaciones de mensajería como WhatsApp (26%), sitios web de noticias (15%), motores de búsqueda (7%), YouTube (6%) y Twitter (4%).

Se esperaba que con la elección de López Obrador se redujera la violencia contra los periodistas, pero las cosas no han mejorado. En solo unos días de 2020, tres periodistas fueron asesinados a tiros, lo que elevó la cuenta del año a nueve. Al menos 120 periodistas han sido asesinados desde 2000.

Los medios establecidos se enfrentan a la polarización de la audiencia, la disminución de los ingresos publicitarios y la necesidad de responder a los cambios digitales en los hábitos de los consumidores.

La competencia nacida de lo digital ha florecido en la última década a medida que los consumidores han descubierto una rica variedad de ofertas y formatos de contenido. UnoTV, parte de América Móvil de Carlos Slim, que comenzó enviando noticias por SMS y se convirtió en un sitio web de noticias influyente, es quizás el más exitoso.

No obstante, la televisión y la radio tradicionales siguen siendo los medios más populares en general y reciben la mayor parte de los ingresos publicitarios.

La prensa tradicional sigue desempeñando un papel importante.

Muchos medios de comunicación lanzaron secciones editoriales dedicadas e incluso seminarios web para cubrir la pandemia. La mayoría se ofrecieron de forma gratuita, e incluso los sitios web de periódicos tradicionales como El Economista y El Financiero redujeron sus barreras de pago.

La industria de las noticias no se incluyó en el apoyo financiero del gobierno a las empresas que enfrentan el impacto de la covid-19, un elemento del cual fue una mayor disminución en la publicidad.

El virus no ha descarrilado al presidente.

Un subsecretario responsable de la prevención de la covid (Hugo López Gatell) enfrentó críticas cuando dijo que, si el presidente hubiera sido portador del virus, no podría infectar a más personas por su fortaleza moral.

Por su parte, el presidente dijo que “se pondrá una máscara cuando no haya corrupción”.

Puedes ver más sobre el informe en este enlace: https://bit.ly/368v3lG.