Noticias y audiencias jóvenes: prefieren redes sociales pero algunos siguen entrando directo a un sitio web

0
24

 

El consumo de las noticias en las audiencias más jóvenes parte de una necesidad más individualista. Cortesía: Pixabay.

La tendencia viene de hace algunos años: las audiencias más jóvenes teclean menos el nombre de un sitio web para entrar directamente a ver las noticias, esas home page que concentran lo mejor de un medio digital. Y si no lo mejor, al menos sí lo más atrayente.

Poco más de la tercera parte del público joven entre los 18 y los 24 años (39% de los nativos sociales) tiene como principal fuente de información las redes sociales, muestra un estudio del Instituto Reuters elaborado en doce países.

Todavía un 34% sigue entrado directo a un sitio web o a una aplicación de noticias.

“Hemos comprobado que los nativos sociales son mucho más propensos a acceder a las noticias a través de fuentes secundarias, como las redes sociales, los sitios de agregación y los motores de búsqueda, que los grupos de mayor edad”, escribe Kirsten Eddy en un análisis.

Una de las redes de mayor crecimiento es TikTok, que se suma a Instagram y Telegram. Los nativos sociales usan menos Facebook o no tienen una cuenta, están más centradas en lo visual, de acuerdo con Eddy.

Más videos, más foto, más color, como Instagram, TikTok y YouTube.

En solo tres años, el uso de TikTok se ha quintuplicado entre los jóvenes de 18 a 24 años en todos los mercados en tan solo tres años, pasando del 3% en 2020 al 15% en 2022, mientras que YouTube es cada vez más popular entre los jóvenes de Europa del Este, Asia-Pacífico y América Latina, según los resultados del Digital News Report 2022

Los jóvenes de 25 a 34 años usan también estas redes para informarse, pero algunos se han mantenido fieles a Facebook (9% más que el grupo de 18 a 24 años). No se han visto tan atraídos a experimentar con nuevas redes como TikTok, por ejemplo.

Más pódcast en América Latina

“¿Qué es lo que hace que estas redes sean tan atractivas para el público más joven?”, se pregunta Eddy después de revisar las entrevistas cualitativas que hicieron para el reporte.

“Se sienten atraídos por el estilo informal y entretenido de las plataformas de medios visuales (y en particular del video online), describiéndolas como más personalizadas y diversas que la televisión, como un recurso para los acontecimientos que cambian rápidamente, como el conflicto entre Rusia y Ucrania, y como un lugar para los intereses de nicho, desde la cultura pop hasta los viajes y la salud y el bienestar”.

Un joven brasileño que fue entrevistado, dijo que en la televisión ve “siempre lo mismo”, pero en YouTube, Spotify o TikTok encontraba una gran diversidad. “La sociedad va mucho más allá de lo que vivimos”, les respondió.

Otro joven estadounidense de 23 años dijo que le parecía que YouTube era más digerible que los medios de comunicación convencionales, y también le parecía más interesante.

¿Y qué pasa con los formatos basados en el texto y el audio?

Según el reporte, los menores de 35 años siguen diciendo que prefieren leer (58%) en lugar de ver (15%) las noticias. Leen sobre todo cuando son noticias en desarrollo que se van actualizando y quieren saber más. Para algunos una combinación de texto y audio es lo mejor para comprender un tema.

Otros, sobre todo en los mercados de Asia-Pacífico y América Latina, se sienten atraídos por los formatos de audio, como los pódcasts, que permiten a los usuarios realizar varias tareas a la vez.

El consumo de los pódcast volvió a crecer después de la peor crisis con el COVID-19, y las audiencias más jóvenes llegan a ellos por medio de sus a través de sus celulares. Filipinas es uno de los mercados donde más se escuchan pódcast (57%), Tailandia (55%), India (53%).

En Argentina, uno de los países analizados por el Digital News Report 2022, el consumo de pódcast creció de 29% a 34% en el último año; lo mismo pasa en Chile. México y Colombia están experimentando mucho con el formato.

En realidad, escribe Eddy, no existe un enfoque o medio único con el que las redacciones puedan atraer al público más joven.