Ser periodista en México bajo una lluvia de recortes

0
129

El modelo de negocios de los medios de comunicación en México está mostrando que no puede mantenerse mucho más en pie. No así como está, sustentado principalmente en ventas de publicidad y pautas de gobierno. 

La empresa Capital Media hizo recortes desde finales de 2018 y dejó de imprimir la revista Cambio. Cerca de cien empleados fueron despedidos de Grupo Radio Centro en enero de 2019. Por esos mismos días la compañía estadounidense BuzzFeed cerró su oficina en México y en otros países, despidió a unas 250 personas. Semanas después, el 8 de marzo pasado, periodistas de HuffPost México (Grupo Imagen) llegaron como cualquier jornada a la redacción y se encontraron con que no los dejaron usar sus computadoras: les bloquearon el acceso a la red interna y a las cuentas de redes sociales de su medio.

“Un día antes —el 7 de marzo— nos dijeron que nos pondrían un parche de seguridad en las computadoras. A los encargados de video les retiraron el equipo so pretexto de que lo iban a inventariar, nos limitaron acceso a internet”, dijo Guillermina Ortiz a la Aldea de Periodistas, exeditora de la homepage del HuffPost México.

La redacción del HuffPost en México. La fotografía que se volvió tendencia en redes sociales.

“El día del despido, sin avisar, nos revocaron permisos a redes sociales. Fueron llamando uno a uno, cada uno con un abogado diferente. Cada uno exponía un escenario diferente: Si no firmas y te quieres ir a juicio, son cinco años; Solo te toca un mes y medio de liquidación; Firmas o firmas, si no, no podrás hacer nada. Decían que convenía firmar y no ser solidarios. A una compañera le gritaron, golpeaban la mesa para exigirle el nombre de la persona que lideraba el ‘boicot’ a Grupo Imagen”, contó la periodista. 

La empresa no les dijo por qué cerró abruptamente el medio y por qué los trató de esa forma.

Maurizio Montes de Oca, periodista de investigación que trabajó en BuzzFeed México.

Los periodistas de BuzzFeed México fueron informados de cierre del sitio y del despido de todo el equipo por un correo electrónico, que llegó después de las filtraciones en medios estadounidenses que comenzaron a esparcir la noticia. “Parece que ni siquiera nos iban a decir”, dice Maurizio Montes de Oca en entrevista. Junto con el buró de México cerró BuzzFeed España, BuzzFeed Francia y hubo más recortes en India, Londres y Nueva York.

Montes de Oca se ha dedicado a cubrir historias de corrupción, seguridad y narcotráfico.

Otros periodistas han tenido que dejar sus puestos al llegar las nuevas administraciones después de las elecciones de julio de 2018. Uno de ellos es Antonio Ceja Mercado, director de Noticias del Sistema Jalisciense de Radio y Televisión C7 Jalisco hasta el 1 de diciembre pasado. 

Antonio Ceja Mercado en su antiguo puesto como director de noticias en Jalisco.

“El tema conmigo no era la trayectoria, sino que yo había trabajado con puras administraciones priistas. Y yo le dije que he trabajado ahí porque me habían invitado a hacerlo con ellos, pero que no era militante de ese partido ni de ninguno”, dice Ceja Mercado en entrevista. “A mí lo que me interesa es ejercer mi profesión”. 

¿Cuántas personas han sido despedidas de medios mexicanos?

Los directivos no suelen anunciar estos recortes públicamente. En muchos de los casos los trabajadores se dan cuenta después, cuando la noticia les llega por colegas de otros medios, fuera de su redacción.

En el caso de Grupo Imagen han sido más de 400 despidos en los últimos meses, de acuerdo con una nota del diario El País, quienes citan a Alejandro Aguirre, director de innovación de Grupo Imagen. Esos 400 empleados menos equivalen al 25% de su plantilla, entre ellos Guillermina Ortiz y sus catorce compañeros.

Los recortes más recientes han sido en la revista Expansión, el diario El Universal y el diario El Financiero-Bloomberg.

Uno de los medios que más recibió dinero para publicidad oficial en 2018 fue Grupo Radio Centro, con 3 millones 400 mil de dólares. Para inicios de 2019, con el nuevo gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, la empresa tambaleó. En un video difundido en redes sociales con presentadores y directivos, hablaron de la salida de frecuencia de Formato 21 y Radio Red AM y FM. Estaciones con barras de noticias, programas de análisis y programas culturales que han marcado una época de radio capitalina.

Durante una reunión de locutores con directivos sobre el borrón de tajo en estos casos, una locutora dijo lo siguiente:

“Para los patrocinadores la cultura no es negocio: es muy difícil encontrar un patrocinador para un programa de un perfil aparentemente cultural. Hay que concientizar a la población, a los radioescuchas, porque ellos son los que compran esos productos de los patrocinadores, que sepan que ellos no quieren intervenir en promover la cultura”. 

Un difícil panorama, pero no pierden la esperanza

Hay una lista de periodistas que han optado por el camino del freelanceo, algunos con éxito, otros siguen buscando cómo y dónde. Unos más esperan encontrar una redacción con un ingreso digno y prestaciones, algo que cada vez es más complicado.

Laura Chávez es una reportera y editora independiente que vive en Nuevo León. Trabajó en Milenio un largo periodo de su carrera y luego en El Horizonte. Ronda los 50 años y tiene cuatro hijos que ella tiene que sostener. Empezó a trabajar en medios desde 1981 y, a pesar de su experiencia, no ha podido colocarse en otro lugar.

“Mi frustración y mi problemática es que en ambos casos me despidieron sin explicaciones. A mí y a varios compañeros. Porque decían que había problemas económicos y estaban haciendo recortes de personal y de gastos. Yo les preguntaba si había alguna razón, pero me dijeron que no, que era por dinero, que mi puesto desaparecía como editora, era editora de sociedad y de varios suplementos”, cuenta Chávez.

Habla con pasión de su oficio. 

Laura Chávez, periodista de Monterrey que sigue en busca de trabajo

“Y no me liquidaron como correspondía, pero no puedes demandar porque te boletinan, avisan a otros medios y no te contrata ninguno”. 

“¿Qué es lo que vamos a hacer?”, se pregunta la periodista. “Me dicen en algunos trabajos que estoy sobrecalificada, que tengo mucha experiencia y no me puedan pagar más, pero yo solo quiero trabajo. Y parece que debes tener algún amigo directivo para que te jale, si no lo tienes no es la misma oportunidad. La experiencia no la están tomando en cuenta”.

La precarización en los medios se nota igual en los recortes de los puestos más antiguos y en las contrataciones de reporteros recién egresados que están dispuestos a aceptar bajos salarios y, en algunos casos, sin contratos.

Chávez es fotógrafa, hace fotos de eventos sociales cuando puede. Trata de actualizarse tomando todos los talleres posibles, fue exalumna del diplomado del Tec de Monterrey y Femsa, por el que surgió la Aldea de Periodistas. Como freelance colabora con la revista Tercer Sector.

“Pienso que nuestra profesión está muy devaluada, malos salarios. Somos profesionistas, egresados de una universidad y, entre los bajos salarios y la inseguridad y riesgo de la profesión, vivimos en una gran inestabilidad y vulnerabilidad. En cuanto al trabajo con las nuevas generaciones puedo decir que cada vez que he trabajado en empresas aprendo mucho de los jóvenes y ellos aprenden de nosotros”. 

En medio de la tormenta algunos periodistas imaginan un nuevo ecosistema.

“Es un buen momento para crear”, dice Ortiz. Después del cierre del HuffPost recibió una invitación para laborar en el equipo de Comunicación Interna del Tec en campus Santa Fe. Ortiz deja un hilo de esperanza: “Sí da miedo ver a tantos periodistas desempleados, tantos valiosos, pero creo, por lo que se ha comentado ahora, debería ser un buen momento para unir fuerzas y crear algo. Habrá que hablar con varios y ver qué surge o, si no, que todos desde la trinchera en la que nos vayamos a encontrar, sea un gran proyecto”.