El Premio Pulitzer modifica el requisito de ciudadanía en libros, teatro y música

0
205

Autores y músicos que viven en Estados Unidos podrán participar en el Premio Pulitzer de libro, drama y música aunque nos tengan ciudadanía.

La junta directiva de los Pulitzer eliminó el requisito de ciudadanía estadounidense para esas tres categorías y desde la siguiente edición podrán postular residentes permanentes de los Estados Unidos y personas que han hecho de ese país su hogar principal desde hace muchos años, dijeron Tommie Shelby y Neil Brown, copresidentas del certamen.

Los nuevos criterios entrarán en vigor a partir del ciclo de premios de 2025, que comienza en la primavera de 2024.

Joseph Pulitzer era un inmigrante húngaro que creó los premios Pulitzer en 1917 y les dio un perfil completamente estadounidense, informaron en comunicado. Y en su testamento describió el plan para premiar una “novela estadounidense”, una “obra estadounidense original”, “la mejor historia de los Estados Unidos” y “la mejor biografía estadounidense”.

A lo largo de las décadas, el número de premios ha aumentado a ocho categorías en Libros, Drama y Música, además de 15 categorías en Periodismo. Hasta ahora, las categorías de Libros, Drama y Música estaban limitadas a ciudadanos estadounidenses. Una excepción por mucho tiempo había sido la categoría de Historia que permitía autores de cualquier nacionalidad. “Sin embargo, en aras de la coherencia, las entradas de Historia ahora también deben ajustarse a las nuevas reglas y deben ser escritas por autores estadounidenses”, señalan Shelby y Brown.

Los Premios Pulitzer de Periodismo aceptan candidaturas de periodistas de cualquier nacionalidad, siempre que el trabajo haya sido publicado por un medio con sede en Estados Unidos; el requisito permanece sin cambios.

Todas las entradas deben estar publicadas originalmente en español.

Sobre los Pulitzer: la Universidad de Columbia administra el premio; Joseph Pulitzer, un periodista y editor de periódicos húngaro-estadounidense, dejó dinero a la universidad tras su muerte en 1911. Una parte de su legado se utilizó para fundar la Escuela de Periodismo en 1912 y establecer los Pulitzer, otorgados por primera vez en 1917.