La estrategia de The Guardian en Instagram para atraer nuevas audiencias

0
59

El diario The Guardian está llegando a nuevas audiencias: más jóvenes y leales.

Ya no existe una audiencia, sino muchas audiencias, y los usuarios están cada vez más segmentados. Por eso las estrategias de los medios en redes sociales se ha ido diversificando de acuerdo a cada plataforma. Quizá un contenido que tiene mucho revuelo en Facebook, no lo tendrá en Instagram, Twitter o Snapchat.

El diario británico es un ejemplo de cómo atraer nuevos seguidores a Instagram y cómo hacer comunidad con audiencias más jóvenes.

Sus seguidores sumaban, hasta el 15 de febrero de 2018, un 57 por ciento más que el año anterior, destaca un artículo de Digiday, escrito por Jessica Davies.

Lo más relevante es que el 60 por ciento de esos miles de seguidores son nuevos usuarios, señala la nota. Y el plan es que se conviertan en lectores habituales del sitio y con el tiempo puedan ser suscriptores.

En el último año el diario ha producido más historias enfocadas solamente a sus audiencias en Instagram.

Por ejemplo, la historia semanal “Fake or For Real“, donde una de las periodistas de The Guardian presenta las noticias falsas más sonadas de la semana.

 

El video que dura solamente 60 segundos recibe aproximadamente 50,000 visitas, muchas de ellas desde otros países, de acuerdo con la editora Eleni Stefanou, citada por Digiday.

Tres periodistas tienen como misión en The Guardian solo publicar en Instagram y en grupos de Facebook particulares, como el de Cultura. Ellos están separados del “reach team”, los editores de audiencias dedicados más a las métricas generales de alcance, sin embargo los dos equipos trabajan en estrecha colaboración.

Los diseñadores, periodistas y productores de videos del principal equipo multimedia de The Guardian contribuyen al contenido de Instagram, con un promedio de tres publicaciones diarias en la plataforma.

El contenido es una mezcla de contenido original creado específicamente para Instagram, aunque una gran parte de las fotografías y videos son extraídas de las noticias más importantes.

Lo que cambia es la narrativa, de acuerdo a cada plataforma.

Davies explica que el equipo de video tiene la tarea de encontrar temas más allá de las noticias tradicionales, así que es usual que hablen con cineastas independientes para preguntar si el diario puede usar imágenes para videos, que a menudo se convierten en historias de Instagram.

Un ejemplo de una historia que utilizó recursos ajenos a The Guardian es del Día de San Valentín, sobre las cartas de amor enviadas entre Barack y Michelle Obama; Oscar Wilde y Lord Alfred “Bosie” Douglas; Frida Kahlo y Diego Rivera. Este pequeño video recibió más de 43,000 vistas.

Debido a que diversas personas están en los equipos de contenidos para estas audiencias, Davies señala que es un desafío mantener un estilo coherente y un tono editorial para las publicaciones de Instagram. Ella describe que las pautas principales de The Guardian son crear las publicaciones con temas de más interés para los grupos demográficos más jóvenes que usan Instagram: el medio ambiente, los derechos humanos y el bienestar de los animales.

El mensaje de las publicaciones también debe transmitir esperanza y hacer énfasis en las soluciones implementadas, en lugar de mostrar solo una tragedia.

“Queremos construir comunidades alrededor de temas compartidos, todos en la cuenta principal, no en subcuentas. De esta forma, cuando tenemos un gran proyecto editorial, por ejemplo, el uso del plástico, sabemos que ya hemos cultivado esa audiencia en Instagram”, le dijo Eleni Stefanou a Digiday.

Otros contenidos habituales en el perfil de Instagram de The Guardian son “Brexit Bites”, que son síntesis informativas de las noticias más recientes del tema, pero explicadas fácil y breve. Y el “Ramadan Diaries“, donde la la periodista Iman Amrani explica diversas cosas relacionadas con el Ramadán, por ejemplo, por qué es un mes sagrado musulmán.

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here