“167 días en mi teléfono”: el obsesivo espionaje a periodistas de El Salvador

0
108

Entre el 29 de junio de 2020 y el 23 de noviembre de 2021, veintidós periodistas de El Faro, medio nativo digital de El Salvador, han sido espiados con el software israelí Pegasus de forma “obsesiva”, de acuerdo con un informe de las organizaciones The Citizen Lab y Access Now.

Y no solo ellos en un país más pequeño que la ciudad de Nueva York.

Otros periodistas de los medios GatoEncerrado, La Prensa Gráfica, Revista Digital Disruptiva, Diario El Mundo, El Diario de Hoy, y dos freelance, han sido hackeados, así como activistas de la Fundación DTJ, Cristosal y otra ONG. En total, 35 casos.

En una entrevista con el canal NTN24, el director de El Faro, Carlos Dada, dijo que todas las personas que integran su redacción han sido acosadas y espiadas de distintas maneras. En su caso, las organizaciones contabilizaron que su teléfono ha sido intervenido por 167 días.

Ante la pregunta del presentador televisivo, acerca de quién estaría detrás del hostigamiento, Dada respondió:

“Solo hay una posibilidad. Si solo se le vende (el software) a gobiernos y los afectados en esta operación somos todos personas periodistas o activistas que habitamos en el territorio de El Salvador. Si el operador está ubicado en El Salvador, y si además llevamos dos años sometidos a una campaña de persecución, hostigamiento y acoso por parte del gobierno de Nayib Bukele. Si además es este gobierno el que ha desatado una campaña muy agresiva, incluso en algunos casos contra las voces críticas o que no le son afines, pues… Si le hace como pato y le hace cuac-cuac y vive en el agua, pues sabemos exactamente que todo apunta al gobierno de Nayib Bukele”.

 

Pegasus es un software de la empresa israelí NSO Group que permite explotar vulnerabilidades no conocidas en teléfonos, instalarse, vigilar y extraer información de sus víctimas. Ha sido utilizado en diferentes países para espiar a periodistas, activistas y personajes público, como lo fue en el caso de México.

La compañía ha declarado abiertamente que solo vende su software espía a Estados bajo autorización del Ministerio de Defensa de Israel.

“Se requiere tanto dinero para instalar las capacidades de operación de Pegasus que no hay muchos agentes en el país con esta capacidad para operar el software. Y si además de eso dice el Ministerio de Defensa israelí que beta o aprueba a quién se le vende, las posibilidades se van haciendo más pequeñas”, dijo el director del medio.

El programa puede instalarse de manera imperceptible en los aparatos y así tener control de: extracción de imágenes, mensajes, activación de la cámara, micrófono, bitácoras de geolocalización, registros de llamadas, entre otros, de acuerdo con una publicación de El Faro donde expone fecha por fecha cómo han sido espiados los integrantes de su redacción.

“No nos ha sorprendido sabernos espiados porque ya habíamos sido objetos de persecución, de espionaje, de fotografías en nuestras labores que se hacen públicas a través de la Secretaría de Prensa de la Presidencia, con drones enviados a nuestras  casas, de robos de computadoras, con intercepción de llamadas en nuestras casas”, sostuvo el periodista. “No nos ha sorprendido sabernos espiados, no nos ha sorprendido saber de la operación Pegasus en El Salvador”.

“Lo que sí nos ha sorprendido es lo que City Lab llama ‘espionaje obsesivo’, este adjetivo es muy importante. Porque lo que no tiene precedentes en este caso es la cantidad de intromisiones. Es decir, si te van a extraer tu información basta con que se metan un día y no necesitan meterse otra día, tu información ya la tienen toda. En el caso de Óscar Martínez se metieron 49 veces en el transcurso de poquito más de un año. En mi caso estuvieron 167 días en mi teléfono”.

Después de dar a conocer el informe sobre espionaje obsesivo, el gobierno de Bukele se deslindó. “Reitero que el Gobierno de El Salvador no tiene los recursos ni las licencias para utilizar este tipo de software”, dijo Sofia Medina, la secretaria de Comunicaciones del presidente.

 

“Si le hace como pato y le hace cuac-cuac y vive en el agua, pues sabemos exactamente que todo apunta al gobierno de Nayib Bukele para estar detrás de esto”: Carlos Dada, director de El Faro. 

Tabla publicada por The Citizen Lab.

Target Affiliation Forensic Finding
Noah Bullock Cristosal Pegasus infection
(Individual #1) Diario El Mundo Pegasus infection
Ricardo Avelar El Diario de Hoy Pegasus infection
Ana Beatriz Lazo El Faro Pegasus infection
Carlos Dada El Faro Pegasus infection
Carlos Ernesto Martínez D’aubuisson El Faro Pegasus infection
Daniel Lizárraga El Faro Pegasus exfiltration
Daniel Reyes El Faro Pegasus infection
Efren Lemus El Faro Pegasus exfiltration
Gabriel Labrador El Faro Pegasus exfiltration
Gabriela Cáceres El Faro Pegasus infection
José Luis Sanz El Faro Pegasus exfiltration
Julia Gavarrete (Phone #1) El Faro Pegasus exfiltration
Julia Gavarrete (Phone #2) El Faro Pegasus infection
María Luz Nóchez El Faro Pegasus exfiltration
Mauricio Ernesto Sandoval Soriano El Faro Pegasus exfiltration
Nelson Rauda El Faro Pegasus infection
Óscar Martínez El Faro Pegasus exfiltration
Rebeca Monge El Faro Pegasus infection
Roman Gressier El Faro Pegasus exfiltration
Roxana Lazo El Faro Pegasus exfiltration
Sergio Arauz El Faro Pegasus exfiltration
Valeria Guzmán El Faro Pegasus infection
Víctor Peña El Faro Pegasus infection
(Individual #2) El Faro Pegasus infection
(Individual #3) El Faro Pegasus exfiltration
Jose Marinero Fundación DTJ Pegasus infection
Xenia Hernandez Fundación DTJ Pegasus infection
Beatriz Benitez GatoEncerrado Pegasus exfiltration
Ezequiel Barrera GatoEncerrado Pegasus exfiltration
Xenia Oliva (Phone #1) GatoEncerrado Pegasus exfiltration
Xenia Oliva (Phone #2) GatoEncerrado Pegasus exfiltration
(Individual #4) La Prensa Gráfica Pegasus infection
Oscar Luna Revista Digital Disruptiva Pegasus infection
(Individual #5) (NGO #1) Pegasus infection
Mariana Belloso (Independent Journalist) Pegasus infection
Carmen Tatiana Marroquín (Economist and Columnist for Independent Media) Pegasus infection

Tabla 1: Casos confirmados de personas hackeadas con Pegasus en El Salvador.