El Faro cierra su portada en protesta de una dura ley contra la libertad de prensa

0
51

Sin contenidos, sin notas, sin fotos, solo un desplegado sobre un fondo negro titulado “No a la censura” y después cuatro párrafos.

El Faro, un medio nativo digital que tiene largos años contando historias del continente desde El Salvador, cerró su portada durante 24 horas el 7 de abril como protesta a una nueva legislación contra la libertad de prensa en el gobierno de Nayib Bukele.

Con las reformas al Código Penal y a la Ley de Proscripción de Maras y Pandillas se podrá castigar con 10 y 15 años de prisión a periodistas y medios por la “reproducción y transmisión” de “mensajes, comunicados originados o presuntamente originados por dichos grupos delincuenciales, que pudieren generar zozobra y pánico en la población”.

 

El Faro, protesta contra la ley mordaza de Bukele en El Salvador. 24 horas con la portada cerrada.

Compartimos el texto íntegro del medio:

No a la Censura

Desde hace muchos años, en este espacio nuestros lectores han encontrado un periodismo crítico y con una declarada intención de entender los fenómenos políticos y sociales que determinan las vidas de salvadoreños y centroamericanos. Entre ellos hemos explicado también a las pandillas, su origen y su desarrollo desmesurado en el norte de Centroamérica, de qué manera sometieron a una enorme parte de la población y también con qué políticos y gobiernos pactaron en secreto desde hace más de una década. Sin una prensa independiente, los ciudadanos nunca se hubieran enterado de estos pactos. Seguir explicando esto, seguir revelando esos pactos, es ahora un crimen que puede penarse con hasta 15 años de prisión en El Salvador.

Las enmiendas al Código Penal, aprobadas esta semana por la Asamblea de Nayib Bukele, son una mordaza a la libertad de prensa y la libertad de expresión. Pero sobre todo al derecho ciudadano a estar informado. ¿Qué deben saber los salvadoreños sobre las pandillas? Nada, según el régimen.

En una democracia no es el poder quien decide lo que se publica y lo que no. Pero esta nueva ley, a instancias expresas del presidente de la República, llega cuando ya se ha desmantelado la vida democrática y el régimen intenta ocultar por toda vía sus propias negociaciones con grupos criminales y su corrupción. Por eso hoy, en protesta contra esta ley mordaza, hemos cerrado nuestra portada. El Salvador pagó un precio muy alto para obtener nuestras libertades. No podemos conceder que nos las arrebate un régimen que pretende mantener a los ciudadanos en la oscuridad. Mañana podrán encontrar aquí lo que hemos hecho y seguimos haciendo: periodismo. Hoy protestamos.

 

¿En qué consisten las reformas? 

Un nota de El Faro explica que los diputados de Nuevas Ideas y sus aliados reformaron el Código Penal y la Ley de proscripción de maras y pandillas para que ningún medio de comunicación pueda difundir ningún mensaje creado presuntamente por las pandillas. La intención, dijeron, es censurar la creación de murales callejeros con los que los pandilleros delimitan sus territorios, pero la manera en la que quedó redactada la reforma, sin definir a qué se refieren por ejemplo con crear “zozobra”, genera dudas en jueces y especialistas que señalan que se abre la posibilidad para restringir la libertad de informar.

La Asociación de Periodistas de El Salvador calificó las medidas como una clara censura, representantes de la mesa de protección a periodistas dijeron que las reformas a la Ley de Proscripción de Pandillas y al Código Penal son reformas mordaza y una nueva herramienta para criminalizar a los periodistas.

“La censura solo beneficia a criminales, ya sea que se encuentren en oficinas o fuera de ellas”, dice el presidente de la asociación, César Fagoaga el 6 de abril durante una conferencia de prensa.

“¿Yo confiaría en un fiscal general que ha protegido a un pandillero de ser extraditado?”.

Además de El Faro, otros periodistas en Salvador protestan por esta nueva ley, algunos han  sido víctimas también de censura y de espionaje.

Periodistas de GatoEncerrado, El Faro y otros medios han sido espiados con el software Pegasus. Investigadores de distintas entidades internacionales confirmaron el uso del spyware, creado por el Grupo NSO, contra periodistas salvadoreños.

La intensidad con la que han usado Pegasus contra sus víctimas en El Salvador ha sido considerada sin precedentes por investigadores de Citizen Lab, quienes por años han liderado el estudio del spyware alrededor del mundo. El grupo NSO ha argumentado que solo proporciona su software a agencias de inteligencia legítimas.

Amnistía Internacional (AI) denunció que la reforma legal busca “amedrentar” y “censurar” a la prensa que informe a la población sobre el fenómeno de las pandillas en el país.

“Lejos de luchar contra la apología criminal, esta reforma pareciera quiere controlar la narrativa pública y censurar a la prensa”, dijo Erika Guevara Rosas, directora para las Américas de AI, en un mensaje en Twitter.

“El Estado salvadoreño en su conjunto debe garantizar el derecho de la personas a informar y a ser informados”.