Una nueva unidad de periodismo de investigación en la UNAM

0
1072

Nota editorial: Texto actualizado el 15 de mayo de 2020, día en que Corriente Alterna comenzó a ser publicado.

 

Un nuevo espacio de periodismo nació en la Universidad Nacional Autónoma de México, es la primera unidad de investigaciones periodísticas que tiene la UNAM y lleva por nombre Corriente Alterna.

Emiliano Ruiz Parra, periodista y escritor, es el jefe editorial; lo acompaña un equipo de cinco periodistas de amplia trayectoria:

Carlos Acuña trabajó en Emeequis, Chilango y otros medios nacionales. Paris Martínez estuvo en diversos medios nacionales, entre ellos Animal Político. Isabel Portilla, colombiana, es columnista del diario El Espectador y autora del libro Malandrines, una compilación de diez crónicas sobre estafadores colombianos. Marcela Vargas formó parte del sitio de noticias México.com y de Gatopardo. Lydiette Carrión, autora de La Fosa de Agua, está contratada como coeditora, aunque seguirá en Pie de Página, el medio de comunicación independiente mexicano de justicia y derechos humanos.

Estudiantes en los primeros días de taller de periodismo. Foto: Coordinación de Difusión Cultural UNAM.

Corriente Alterna se concibe como un espacio de formación y de contenido, el proyecto lo impulsa el escritor Jorge Volpi, actualmente coordinador de Difusión Cultural de la UNAM.

Cada año 20 estudiantes en activo de la UNAM serán seleccionados para formar parte del proyecto y recibirán un taller de tres semanas. La UNAM les pagará 2,000 pesos mensuales y deberán continuar con sus clases como de costumbre.

Para la primera convocatoria que se inició este 2020, el equipo recibió casi 200 postulaciones, de las que eligieron a 47 para los talleres y de los que solo quedarán los 20 en la redacción. El requisito era ser alumno de la universidad en activo, estar inscrito en una carrera o posgrado y escribir una carta de motivos.

“Nuestro objetivo es enseñar a nuestros tallistas a que escriban bien, con rigor, y a que hagan un buen producto periodístico”, dice Emiliano Ruiz Parra en entrevista para la Aldea de Periodistas.

Cada uno de los cinco periodistas de base tiene un equipo de cuatro o cinco estudiantes, el objetivo es que estos también hagan sus propias investigaciones.

La mayoría de los estudiantes que han sido seleccionados pertenecen a las carreras de comunicación y periodismo, pero hay de otras licenciaturas como biología, economía, historia, derecho o ciencias forenses, cuenta Carlos Acuña en entrevista.

 

La coordinación cultural de la UNAM tiene radio, televisión, revistas y editorial, pero Corriente Alterna es el único sitio dedicado a investigaciones periodísticas. Su contenido se distribuirá en su propia plataforma y eventualmente aparecerá en los diversos medios de la universidad.

“Vamos a hacer sobre todo periodismo social. No vamos a competir con el breaking news, no vamos a hacer un diario”, dice Ruiz Parra.

“Queremos agregar contexto, perspectiva y la mirada fresca de los jóvenes. Queremos que nuestras notas se beneficien de que no somos un medio comercial y que estamos menos presionados por la inmediatez y el clic. Queremos aportar información con más fondo, con más investigación, con una visión un poco más trabajada que la nota del día, que es lo que más se produce en los medios”.

En medio de una crisis del modelo de negocios de la industria editorial, la UNAM podría aportar una voz más a la oferta periodística, sin la presión del dinero y del volumen de visitas generadas.

El equipo periodístico nació recién en enero y ya está elaborando investigaciones periodísticas para publicarlas cuando sea el lanzamiento. “Ahora, por ejemplo, yo estoy reportando sobre todo lo que pasa con los niños con cáncer y el desabasto de medicinas”, cuenta Acuña.

El periodista Emiliano Ruiz Parra hablando con talleristas de la primera generación de Corriente Alterna. Foto: Coordinación de Difusión Cultural UNAM.

Ellos mismos son los talleristas que están capacitando a los estudiantes, les están mostrando cómo armar una nota de pirámide invertida, cómo buscar de datos y hacer pedidos de transparencia a las autoridades (y cómo impugnar cuando sea el caso), además de técnicas de reporteo y periodismo de ciudad.

“Les estamos enseñando cómo se puede leer la ciudad no solo como peatón sino como investigador de la ciudad, incluso desde perspectivas teóricas que vienen del urbanismo, que vienen de la geografía, de las ciencias sociales, y como eso se puede integrar al periodismo para dar una visión más amplia, para no solamente dar la nota del día. La ciudad como un ente complejo”, dice Acuña.

Los estudiantes están sorprendidos con los talleres porque claramente existe una brecha entre lo académico y el oficio, la práctica del periodismo.

Tanto Acuña como Ruiz Parra dicen que lo que sucede en la UNAM será uno de sus temas de investigación periodística. “Queremos contar a sus estudiantes desde sus estudiantes”, dice Ruiz Parra.