Así era Alejandro Cedillo, periodista mexicano muerto por COVID-19

0
283

Le gustaba bailar, amaba los caballos y su barrio de Iztapalapa, era solidario con los amigos y un buen compañero de trabajo, dicen los amigos cercanos de Alejandro Cedillo Cano, el editor de noticias locales del diario La Crónica De Hoy, quien falleció la última semana de abril después de haber contraído el COVID-19.

Alejandro tenía 40 años y vivía con su esposa Itzel Alfaro, su hija Paula de casi siete años y su hijo Alec, de dos.

Alejandro Cedillo con sus compañeros de redacción del diario La Crónica de Hoy. Cortesía: Carlos Horta.

Nunca se mudó de Iztapalapa, una localidad en la Ciudad de México que se ha convertido en la alcaldía con más casos de coronavirus en la poblada capital del país.

Ahí tenía caballos y gallinas, solía involucrarse con las actividades de su comunidad. Prestaba sus caballos para el tradicional Viacrucis de Iztapalapa.

Francisco Áviles estudió periodismo con Alejandro en la Escuela Carlos Septien hace 21 años, desde ese tiempo eran amigos. Lo veía con frecuencia y compartían un chat con excompañeros de la carrera.

“Era un tipazo”, dice Francisco.

“Siempre apoyaba en todo. Era un tipo que siempre fue muy humilde, súper trabajador, que se supo desarrollar muchísimo. Y podíamos contar para lo que fuera con él”.

Se enteró de que Alejandro estaba enfermo porque este escribió un post en Facebook, pidiendo buenos deseos para su pronta recuperación. Sus amigos sabían que padecía de diabetes, pero no fumaba y no tomaba. Quiso hablar con él por teléfono pero no pudo comunicarse, solo le mandó un mensaje por celular. A los dos días se enteró que había muerto.

“De verdad que a mí en lo personal, y a todos los de nuestra generación, nos pego durísimo su muerte, una muerte inesperada y rápida. A pesar de la diabetes era un hombre muy sano, se nos fue muy rápido”, dice Francisco.

Un amigo en común les dijo a los compañeros de generación que Alejandro fue a una primera revisión y le dieron que tenía una infección. Lo mandaron a su casa y después no pudo respirar, y murió.

A Alejandro sus amigos de la carrera le decían el Cucu.

“Era una de las personas más queridas”, dice Francisco. “Era nuestro Cucu y se nos fue”.

El fútbol lo llevó al periodismo

Carlos Horta era su compadre y uno de sus amigos más entrañables. Igual que Francisco, conoció a Alejandro hace 21 años en la carrera de periodismo. A los dos les gustaban los deportes y eso los conectó más.

“Un apasionado del fútbol, desde niño jugando en equipos familiares, hasta el final, era el director técnico del equipo de La Crónica. Ese amor por el balompié lo llevó a querer estudiar periodismo y narrar los eventos deportivos. Después tuvo que cambiar de sección, a la de ciudad”, cuenta Carlos en mensajes de Whatsapp.

Lo recordará como el amigo que siempre lo defendió de cualquier cosa.

“Es un dolor enorme”, dice Carlos.

Carlos compartió dos fotografías de Alejandro: una donde está con Duquesa, una yegua que quería mucho, y otra donde está recibiendo “La Presea el Mérito Periodístico”, un premio otorgado por una comisión especial en la Asamblea Legislativa sobre libertad de expresión.

Alejandro Cedillo y Duquesa
Alejandro Cedillo paseando con Duquesa, su yegua, en Iztapalapa. Cortesía: Carlos Horta.

La familia está bien, sin síntomas, mencionó Carlos, todavía periodista deportivo. “Los amigos con los que estuvo en contacto se hicieron la prueba (del COVID-19) y resultaron negativos”.

Amigos de cobertura

“Me cayó como un balde de agua fría”, dice René Cruz, periodista de MVS Radio, amigo de Alejandro pasado el 2000. Se conocieron en la conferencia de prensa de Andrés Manuel López Obrador cuando este era jefe de gobierno capitalino. Como ahora, también daba una rueda de prensa a las 7 de la mañana, desde entonces era “La mañanera”.

René cuenta que Alejandro tenía años cubriendo deportes y sus jefes lo cambiaron a la cobertura de noticias de la ciudad. René dice que le fue ayudando en esos primeros días. “Como todos los hacemos cuando nunca has cubierto algo”, menciona el reportero.

Juan Omar Fierro, periodista de Proceso, conoció a Alejandro también en el reporteo en la calle. “Cuando cubrí ciudad llegamos a hacer cobertura juntos”, dice por mensaje de texto. Fue entre 2007 y 2008. “Yo lo recuerdo muy cálido y profesional”.

René solía comer con Alejandro, visitar su casa donde tenía sus caballos, andar en el auto con él escuchando la música de banda que le gustaba, y compartieron algunas navidades.

Un tiempo trabajaron juntos en la redacción de La Crónica de Hoy, Alejandro también fue su jefe.

“Él era un tipo que aunque era editor nunca perdió el piso”, dice René. “Él era un tipo muy observador y era bueno para hacer crónicas. A mí me enseñó a fijarme en los detalles”.

Alejandro Cedillo (gorra) y René Cruz celebrando en una Navidad.
Alejandro Cedillo (gorra) y René Cruz celebrando en una Navidad. Cortesía: René Cruz.

Su equipo en la Crónica

Compañeros del diario la Crónica le escribieron un obituario y pusieron su fotografía en la portada después de su muerte, el miércoles 29 de abril.

Alejandro era un periodista dedicado, un magnífico compañero y, sobre todo, una gran persona. Descanse en paz”, escribió Francisco Báez Rodríguez, director del medio, quien era su jefe.

Hace dos semanas falleció también la comunicadora Marta Caballero Collí en el estado de Quintana Roo, era reportera en departamento de Comunicación Social del municipio de Solidaridad.