¿Qué pueden aprender los medios sobre las membresías en otros ámbitos?

0
32

Los modelos tradicionales de financiamiento del periodismo están en declive. ¿Pueden
las iglesias, los movimientos ambientalistas y las comunidades de códigos abiertos contener pistas para su sobrevivencia?

Esta es la pregunta central del estudio “Membresías en las noticias y más allá: lo que los medios pueden aprender de otros movimientos impulsados por sus miembros”, publicado por el Centro Knight para el Periodismo en las Américas.

Y la respuesta es que sí.

Durante 12 meses meses, los autores estudiaron los espacios con membresía fuera de los ámbitos de las noticias y armaron un guía con lecciones para los periodistas, incluidos algunos ejemplos.

Algo importante para empezar es la distinción que hacen entre membresía y suscripción:

La membresía no se trata de una suscripción con otro nombre (aunque muchas veces es así como se le refiere), o de dar a los consumidores acceso a un producto. Es poder participar en una causa mayor que refleja lo que ellos quieren ver en una sociedad civil”

En la membresía hay un “contrato social” o “propuesta de valor” diferente entre el sitio y sus miembros. Al nivel más elemental de: ¿Qué das? ¿Qué recibes? Los suscriptores pagan con su dinero y reciben acceso a un producto. Pero los miembros se unen a la causa y participan porque creen en ella, señala el estudio.

Los investigadores vieron cómo funcionan las membresías en iglesias y centros de meditación. “Podrían parecer lugares extraños para buscar ideas para la empresa periodística. Pero en muchos aspectos, las organizaciones basadas en la fe han estado en el negocio de las membresía más tiempo que nadie; su sobrevivencia siempre ha dependido de atraer y retener a una comunidad de seguidores comprometidos y leales”.

Los modelos de membresía, escriben, son fundamentalmente diferentes a los modelos de suscripción o de producto porque requieren de formas de pensar y métodos completamente nuevos para ser exitosos.

El rompecabezas de la participación

Esto determina otra diferencia esencial entre el modelo de suscripciones y el de membresía: los miembros contribuyen activamente. Y muchas organizaciones históricamente no han sabido cómo hacer uso de ese interés. Han transitado de lo impreso a lo digital, de la web a las redes sociales, del escritorio al celular. Pero uno de sus cambios más difíciles ha demostrado ser el cambio hacia la colaboración de la audiencia, o el hacer periodismo con, en vez de para, la audiencia. Los programas de membresía aún se centran principalmente en las contribuciones de dinero, pero no de tiempo ni experiencia.

Existen algunas excepciones. Hearken, la compañía periodística de servicios de participación y escucha promueve las historias “impulsadas por personas”. Los miembros de WTF Just Happened Today’s (Qué Rayos Ha Pasado hoy) moderan comentarios, asignan códigos y hasta producen el podcast del sitio. Cooperativas de noticias como The Bristol Cable solicitan la participación de los miembros en decisiones editoriales y estratégicas. Por lo general, involucrar a las audiencias de noticias directamente en la creación periodística misma es aún algo inusual.

Una muestra de las maneras en las que los miembros participan incluye:
● Exploradores y guardianes de las normas. Los “rangers” de Burning Man son voluntarios entrenados que hacen de todo, desde proporcionar direcciones hasta mediar en disputas.

● Organizar eventos, desarrollar estándares comunitarios y dirigir reuniones. En Uruguay, los seguidores del sitio noticioso La Diaria organizan eventos para la comunidad de miembros en las oficinas de la redacción. Los creyentes del movimiento religioso Baha’i organizan y dirigen reuniones regularmente con otros miembros.

● Servicio comunitario. En la Iglesia Presbiteriana St. James, en Carolina del Norte, los miembros ayudan a servir alimentos a los residentes locales, se movilizan para asuntos de justicia social y buscan financiamiento para expandir los programas de la iglesia.

● Presentaciones artísticas. En la Iglesia High Places Church en Tennessee, los miembros convocan a bandas locales para que se presenten en su centro de artes escénicas.

● Asistencia al usuario. Para los proyectos de código abierto como el Navegador Brave, los miembros de la comunidad conforman el servicio de asistencia de primera línea.

● Diseño y desarrollo de software. Los colaboradores voluntarios de proyectos de código abierto trabajan en conjunto con el personal de diseño y desarrollo, responden las dudas de otros colaboradores y son reconocidos con un sistema de identificación.

● Acceso anticipado a nuevas funciones. Acceso Anticipado de Brave.

● Recolectores de Data para proyectos de ciencia ciudadana.

● Convocatorias y desafíos. Brave publica con regularidad controles de calidad,
diseño, iOS y convocatorias de colaboración para Desarrollo.

● Y como cabilderos, coordinadores de registros anuales de otros miembros,
autores de columnas de opinión, administradores de redes sociales, iniciadores
de personas nuevas y más.

● Data collectors for citizen science projects.

● Call-outs and challenges. Brave regularly posts QA, Design, iOS, Development calls for contributions.
● And as lobbyists, conveners of annual check-ins with other members, authors of op-eds, social media managers, onboarders for new people, and more.

Los autores del estudio:

Emily Goligoskim, directora de investigación, y Matt Thompson, experto en colaboración abierta, del Membership Puzzle Project. Juntos con Laura Ballay, JP Gomes, Corinne Osnos, Daniel Stringer, Cherie Hu y Gonzalo del Peon dirigimos la investigación para un reporte sobre lo que nuestro proyecto ha aprendido al estudiar los espacios fuera del ámbito de la noticia.