Bocado, red de periodismo alimenticio en tres idiomas

0
170

Desde la página de inicio Bocado.lat resume su intención: “Periodismo en defensa de nuestros sistemas alimentarios”.

Se trata de una nueva red de periodismo regional conformada por cronistas, comunicadores y reporteros de América Latina “para crear, apoyar y divulgar investigaciones comestibles de alta calidad”.

Bocado.lat nació después de que Soledad Barruti, periodista y escritora argentina, y João Peres, periodista brasileño, se conocieran en un encuentro de nutrición en Argentina, en el año 2017. Desde ahí conversaron de la importancia de regionalizar las problemáticas alrededor de la alimentación y ampliar las áreas de investigación.

Barruti, especializada en estos temas y autora de los libros Malcomidos y MalaLeche, explica:

“Vivimos asediados por una industria alimentaria que tiene las mismas estrategias y que generan los mismos problemas, en América Latina somos la región donde están ingresando de una manera más violenta las enfermedades transmisibles producto de la dieta, pero también la tierra y los territorios y los pueblos se ven más expuestos a las inclemencias de la agroindustria, y narrar eso, de una manera participativa y de una manera cooperativa, nos parecía un desafío hermoso de encarar”.

A Peres, que venía trabajando desde hacía tiempo con temas vinculados con la alimentación, se le ocurrió que podrían crear una red regional. Contaba con la experiencia de montar un sitio desde cero relacionado con la problemática, dirige el sitio O Joio e O Trigo (La Paja y El Trigo). Así que intercambiaron ideas a lo largo de dos años.

Imagen cortesía de Bocado.lat.

Consiguieron financiamiento —tan complicado en estos tiempos— y comenzaron con el desafío. Tienen apoyo del Instituto Ibirapitanga en Brasil y de la fundación alemana Heinrich Böll, dice Peres.

Con estos recursos han podido desarrollar una serie de reportajes en los que buscan extender el territorio de las investigaciones y comparar realidades entre países. Y montar su propio sitio. Porque no solo es cubrir e investigar estas temáticas, sino encontrarles un espacio.

De acuerdo con Barruti: “Los medios están muy intervenidos, y si bien los periodistas somos entidades por fuera de los medios, con nuestros propios intereses, muchas veces vemos coartada nuestra libertad de trabajo porque no encuentran espacio en la agenda del medio en cuestión”.

Arrancaron en enero del 2020, pero entonces vino la pandemia. Oficialmente lanzaron la página el 30 de junio, cuando países como Brasil, México, Perú tienen ya miles de muertos por covid-19.

Bocado
Imagen cortesía de Bocado.lat.

Los susbsidios, además, han permitido abrir más espacios en un momento de precarización laboral para el periodismo y ayudar para que los integrantes del equipo se tomen el tiempo necesario para investigar con profundidad un tema.

Junto con Barruti y Peres trabajan en Bocado.lat la periodista Paula Mónaco Felipe y el fotoperiodista Miguel Tovar, además de Mike Arista, Moriti Neto, Tatiana Merlino y Denise Matsumoto.

La red ha tejido alianzas con otros medios independientes de América Latina para producir y difundir contenido juntos. Ahí están Anfibia en Argentina, Pie de Página en México, Contracorriente en Honduras, OjoPúblico en Perú y, por supuesto, O Joio e O Trigo en Brasil, el sitio de Peres.

Su reportajes pueden leerse en español, en portugués y en inglés.

Desde su lanzamiento la repercusión en algunas redes sociales ha sido buena: en menos de 24 horas ganaron 5,000 seguidores en Instagram, lo que significa que hay una audiencia interesada en encontrar reportajes a profundidad de estos temas.

La red y su propuesta digital nace durante la pandemia de la Covid-19, una enfermedad que ha puesto en mayor evidencia el particular problema de alimentación en los países de América Latina, donde los porcentajes de obesidad y diabetes son altos.

En la editorial del lanzamiento de Bocado.lat, Barruti y Peres describen que según datos de la consultora internacional Nielsen, desde que el coronavirus empezó a extenderse en Argentina, la venta de postres congelados aumentó un 860 por ciento y la carne en lata 184%. En Perú aumentó 405% el pescado congelado y 203% el enlatado. En Brasil el consumo de pan industrializado subió un 52% y el de salchicha ahumada 16%. En México las ventas en líneas de los principales supermercados subieron un 74%, y en Argentina otro tanto.

En el arranque publicaron un reportaje sobre el maíz en México, el crecimiento de las ventas de los supermercados en Brasil durante la pandemia, el agronegocio en Argentina durante la cuarentena que abrió campos en donde hay bosques, selvas y humedales, y un trabajo sobre Honduras, el cuarto país con más hambre de la región.